Llevo meses pensando en escribir éste post, y  no es que lo haya estado postergando sin motivo, sino que cuando os lo contará quería que fuera lo más completo posible, porque reajustar un emprendimiento ya en marcha merece todos los detalles.

En Diciembre del 2015 llegue a un acuerdo con la empresa de informática para la cual trabajaba y finalice mi relación laboral con ella, posteriormente y dado que llevaba mucho tiempo pensándolo y preparándome, comencé en ésta andadura; Me fui a viajar por el mundo mientras continuaba con mi proyecto y además adquiría nuevos conocimientos y aunque nunca he parado de trabajar, si que una vez regresé a Madrid y tuve que plantearme o hacer frente a la “temida hoja de gastos” me di cuenta que aunque todo funcionará bien, si quería mantener mi sueño “ABIERTO” tendría que buscar un “trabajo alimenticio” que me pagará las facturas.

Al principio, estaba agobiada, porque había empezado un camino que en cierta parte tenía que desandar y eso me ponía triste, aunque a la vez analizando la situación se veía claramente que la única manera de que mi sueño continuará era haciendo el tan temido REAJUSTE. 

Trás el susto y disgusto inicial, decidí “que no regresaría hacia atrás ni para coger impulso” así que si en ésta ocasión tenía que buscar un trabajo de jornada completa y que eso me permitiera seguir adelante, eso haría, en lugar de darle vueltas a la cabeza, busque la mejor manera de avanzar y eso en parte era dejar de mirar hacia atrás y solo mirar hacia adelante.

Qué he aprendido:

1 – Al emprender, es importante mantener todas las hojas de gasto en mente.

2 – Parar, coger aire y seguir no significa fracasar, solo adaptarse al medio.

3 – Lo importate es superar los baches y seguir hacia adelante.

Espero que os haya gustado éste post, en los próximos días os contaré como me estoy organizando.

Leti N Web Design reajustar

Translate »

Pin It on Pinterest

Share This